Not registered yet? Please contact our project manager Dr. Mary Gazea . This area is only for members of the research consortium.

MUCHOS PACIENTES NO RESPONDEN AL TRATAMIENTO ESTÁNDAR

En 2013, la cirrosis fue responsable de 1,2 millones de muertes en todo el mundo, sin tener en cuenta más de 750.000 muertes por cáncer de hígado, principalmente debido a cirrosis hepática. Si bien la mayoría de los pacientes con cirrosis inicialmente no muestran síntomas, la descompensación aguda de la cirrosis, definida como la incapacidad del cuerpo para hacer frente a la disfuncionalidad progresiva del hígado, conduce a síntomas drásticos. La descompensación se caracteriza por el desarrollo de ascitis, encefalopatía hepática, ictericia y/o hemorragia gastrointestinal, y a menudo es un punto de inflexión para un paciente con cirrosis: la esperanza de vida media de un paciente con cirrosis compensada es de 10 a 13 años, mientras que en caso de una descompensación es solo de 2 años. La descompensación aguda de la cirrosis, en 1-3 meses, se asocia a un alto riesgo de sufrir insuficiencia hepática aguda sobre crónica o ACLF, del inglés acute-on-chronic liver failure, (11% el día 28) o muerte (5% el día 28 y 14% el día 90). La ACLF se caracteriza por el fallo de uno o varios órganos o sistemas (hígado, riñón, cerebro, coagulación, circulación, respiración) y tasas de mortalidad muy altas (33% el día 28 y 50% el día 90), lo que significa que la ACLF es en general, la principal causa de muerte en la cirrosis descompensada.

El hecho de que algunos pacientes que padecen cirrosis descompensada se recuperen y otros mueran tan rápido es trágico y desconcertante porque ya se encuentran disponibles numerosos tratamientos dirigidos a aspectos específicos de la enfermedad, como antibióticos orales e intravenosos absorbibles, antibióticos orales no absorbibles, antivirales agentes, albúmina, laxantes, diuréticos, betabloqueantes no selectivos, vasoconstrictores, estatinas, anticoagulantes, esteroides e inhibidores de la bomba de protones. La seria diferencia existente en la respuesta de los pacientes al tratamiento se podría explicar por la gran variabilidad interindividual de los eventos precipitantes y las presentaciones clínicas, pero también es probable que hasta ahora hayan sido ignorados factores involucrados en la fisiopatología de la descompensación de la cirrosis. Esta heterogeneidad clínica requiere terapias combinatorias novedosas y personalizadas de acuerdo con los mecanismos subyacentes basados ​​en la genética, el género, el historial de enfermedades y la fisiología de cada paciente.

Aquí es donde DECISION entra en juego: el consorcio de investigación realizará un perfil multiómico de grandes cohortes de pacientes y clínicamente bien caracterizadas, incluyendo 2200 pacientes con muestras de biobancos estandarizados fácilmente disponibles. El conocimiento adquirido permitirá el desarrollo de un pronóstico y una prueba de respuesta, y permitirá nuevas terapias combinatorias adaptadas a grupos basados ​​en mecanismos de pacientes con descompensación aguda de cirrosis. El objetivo final es, por supuesto, reducir tanto como sea posible el riesgo de muerte a corto plazo después de la descompensación aguda de la cirrosis.

¡Mira este video de 3 minutos del presidente de ELPA, Marko Korenjak, presentando DECISION desde la perspectiva de los pacientes con cirrosis!

why_it_matters

Tratamiento actual de la cirrosis aguda descompensada versus tratamiento personalizado de grupos específicos de pacientes con terapias combinatorias novedosas siguiendo el proyecto DECISION.